Los que se atreven

Posted on Actualizado enn


¿Y qué es un hombre sin papeles?

oso migranteMenos que unos papeles sin hombre.

Leí esta frase hace algunos años en una postal y no la olvido por la agridulce ironía con que representa una de nuestras taras sociales más arraigadas: valorar la ciudadanía antes que la vida humana.

Me concederán que ser humano no puede ser ilegal, suena absurdo e ilógico y sin embargo el mundo está configurado de tal manera que, geopolíticamente, todos estamos expuestos a que nuestra existencia sea un acto fuera de la ley. Tiene su gracia.

Pero lo cierto es que migrar es un acto de sobrevivencia y por lo tanto está lleno de riesgos, de pérdidas, de incertidumbre. Y México es un cruce de caminos de migrantes: es territorio que abandonan quienes no encuentran aquí las oportunidades que deberían tener garantizadas, es tránsito de quienes lo atraviesan de paso en su búsqueda del sueño americano y es también la tierra prometida para los centroamericanos que se quedan buscando un lugar para establecerse y vivir, para trabajar, vincularse y echar raíces.

¿Qué dice de México que seis de cada diez mujeres migrantes sean abusadas sexualmente durante su paso por el país?

¿Qué debería decirnos que casi un millón de mexicanos migren cada año buscando un mejor lugar para desarrollarse?

¿Qué está ocurriendo en el país que alimenta con el 11% de sus ciudadanos– alrededor de 13 millones de mexicanos– la población migrante de Estados Unidos?

Las respuestas son obvias: el tema nos ha rebasado y entre el caos y el descuido a los derechos humanos el territorio mexicano se ha espesado como caldo de cultivo para el abuso y la violencia sistemática contra los migrantes, todos; los hombres, las mujeres, los menores que viajan solos y que alcanzan cifras alarmantes (alrededor de 18,000) año con año y que son particularmente vulnerables.

Quiero matizar un detalle antes de seguir y para hacerlo tengo que confesar que tampoco no me gusta demasiado la palabra migrante.

Y es que se me ha ocurrido más de una vez que en lugar de “los migrantes” deberíamos referirnos a ellos como “los que se atreven” porque migrar es atreverse a dejar la casa, a jugarse la vida, a aceptar que la existencia será andar eternamente con el corazón dividido entre conquistar la tierra nueva y extrañar lo perdido.

Voy a ir más lejos: ellos hicieron al mundo, lo descubrieron, lo unieron y llevaron las economías a escalas internacionales, ¿quiénes sino los viajeros han sido los impulsores para rebasar fronteras y comunicar Continentes? Para muestra un botón: las remesas de dinero de ellos son la segunda fuente de divisas en México.

¿Por qué entonces, les mostramos este rechazo racista y xenófobo? No podemos negar que a la par de las responsabilidades de los gobiernos para impulsar leyes de protección migratoria, está nuestra corresponsabilidad como sociedad. A decir de Lorena Cano Padilla, Coordinadora del Área Legal de la organización civil Sin Fronteras, uno de los prejuicios más recurrentes nace de la idea de que si en México no hemos resuelto nuestra propia agenda social, nada deberíamos hacer por las personas indocumentadas que llegan desde Centroamérica pues además son vistos como una amenaza que quitará oportunidades a los mexicanos. Es triste pensar que una visión tan pobre y retrógrada siga alimentando nuestras dinámicas fronterizas y sin embargo es así.

¿Qué nos queda por hacer?

Sensibilizarnos, asumir que tenemos una responsabilidad colectiva, emprender una batalla imparable contra conceptos tan dañinos como “ilegal” y hablar de personas indocumentadas, de viajeros, de comunidades en movimiento.

Aceptar que tenemos una deuda nacional con el tema y que no está resuelto aún con la novedosa Ley de Migración
que se aprobó hace cuatro años precisamente por el mes de mayo pues, parafraseando la pregunta con la que empecé, ¿y qué es una ley que no se ejecuta? Menos que una ley que no existe.

El fenómeno sigue ahí: vivo, imparable, punzante y lleno de posibilidades y, una vez más, depende de nosotros qué rumbo vamos a darle.

Alma Delia Murillo

Twitter @3MonosInforman

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s